La Europa que quiero

Grecia-AP-Petros-Giannakouris

 

No es la Europa que quiero
si Lesbos cierra abrupta las fronteras
y un pacto migratorio nos condena
a inflamar de lágrimas tantos faros
perdidos en añoranzas de niebla.
 
No quiero una Europa sucia,
esperpento cadáver de ideales,
terreno fértil para nuestro miedo
donde el mar es cementerio de luces.
 
No insultes, maldita Europa,
a nuestra inteligencia. Es la guerra,
es el hambre, son las enfermedades,
las malas decisiones de tantos y
tantos inmundos, ruines gobernantes,
los motivos para expulsar los brillos
de mentes nítidas como las nuestras
a vagar como ascuas en el barro,
en mitad de una nada insegura.
 
Europa es menos Europa,
parecida a una historia reciente
donde los amigos son enemigos
y dejamos que vivan hacinados
en campos vacíos de refugiados,
vacíos de esperanza, de conciencia,
y los llenamos de niños, mujeres,
de hombres, todos tan presos, maldecidos
en la desgracia de los barracones.
 
Mientras la Europa que quiero expira,
nuestros corazones están cerrados.
 
Esta no es la Europa que quiero,
esta Europa de fronteras y bordes,
una Europa, sucia Europa,
donde mueren coartadas libertades
y nosotros, europeos, dormimos,
esperando a que el odio nos ataque
como un enjambre, como un silencio,
como esta marea que nos arrastra
a olvidar que somos seres humanos
unidos para construir un sueño
de una Europa libre para actuar.